El 80% de los españoles prestan atención a la huella ecológica de sus compras

En la era del consumo masivo, se hace imprescindible tomar en cuenta la importancia de la huella medioambiental de nuestras compras.

El 70% de los españoles quiere adoptar una alimentación más saludable y se dicen conscientes de que sus pautas de consumo tienen un impacto en el medioambiente.

¿Qué es la huella medioambiental?

La huella medioambiental es la cantidad de recursos naturales que se utilizan y la cantidad de residuos que se generan como resultado de nuestras compras.

La alimentación representa una media del 16-24% de la huella de carbono de los hogares. Se trata entonces de comprar menos pero mejor.

La huella de carbono de los alimentos de origen animal es mayor que la de los alimentos de origen vegetal. Por ejemplo, la margarina vegetal tiene una huella ambiental 68% menor que la mantequilla láctea. En efecto, su producción necesita un uso menor de tierra (39% menos) y de agua (67% menos).

La ganadería es responsable de casi dos tercios de los gases de efecto invernadero de la agricultura. Según el IPCC, ” las dietas con una menor proporción de productos animales emiten menos gases de efecto invernadero y consumen menos tierra”. No hay que olvidar que 100 gramos de proteína de vacuno (equivalente a unos 400 g de filete) liberan a la atmósfera una media de 50 kg de CO2, es decir, tanto como un coche conducido durante 450 km.

Además de la naturaleza de los alimentos, la forma de producirlos tiene también un impacto muy importante en las emisiones de gases de efecto invernadero. Un tomate cultivado fuera de temporada en un invernadero con calefacción tiene una huella de carbono media 7 veces mayor que cuando se cultiva en temporada.

Por último, el transporte de los alimentos importados tiene un gran impacto sobre la huella ecológica de nuestro consumo. Sin sorpresa, es en los países importadores desarrollados donde el coste medioambiental del transporte es mayor.

Las soluciones

Al ser consciente de estos datos, los españoles intentan adoptar un modelo de consumo más sostenible para reducir su huella ecológica.

En este sentido, operan una reorientación de las compras hacia los productos vegetales: un 40% de los españoles quieren adoptar una alimentación basada principalmente en productos vegetales.

A la pregunta ¿En qué medida diría que sus hábitos alimentarios están influenciados por el tema de la sostenibilidad? un 95% de los sondeados dicen que le dan importancia, aunque no siempre sea un criterio decisivo. Se observa también que un 17% le presta mucha importancia.

Para adoptar una alimentación más sostenible, se puede:

  • Favorecer los productos locales que requieren menos transporte
  • Comprar en cortocircuitos
  • Evitar los envases
  • Consumir menos
  • Comer menos carne
  • Hacer cuidado a los métodos de producción de los productos comprados
  • Comprar productos de temporada
  • Comprar productos ecológicos

Con la producción ecológica, se reducen ciertas emisiones de gases de efecto invernadero. En particular, se evita la energía fósil necesaria para fabricar fertilizantes y pesticidas químicos.

Proyectos novadores

Para ayudar a los consumidores reducir su huella ecológica, la Startup sueca Doconomy desarrolló una tarjeta que evalúa la huella de los productos comprados.

Primero, esto permite a los utilizadores tomar consciencia de su consumo de carbono. Además, un límite máximo de CO2 que no se puede superar está definido. Pueden después equilibrar su impacto medioambiental tomando iniciativas ecológicas.

Tu Canal Bio es un servicio de la Cámara de Comercio Francesa de Barcelona. ¿Es usted distribuidor y quiere distribuir productos ecológicos franceses? Póngase en contacto con nosotros.